Ciudad de Totana Noticias

Top of Page Menu

Víctimas de la droga más dura

Los tiempos cambian, pero la historia del ser humano se repite.

Amor, lealtad, traición, codicia, envidia, sexo, odio y poder son algunos de los instintos  humanos que han orientado el devenir de las sociedades humanas que nos han  precedido, desde la Argárica hasta la que hoy llamamos “del Bienestar” que sin duda  sería una utopía a ojos de aquellos argáricos arrodillados hasta la extenuación mientras molían unos puñados de cebada frotándolos entre dos piedras.

A lo largo del tiempo el ser humano ha buscado muchas formas para evadirse de los  problemas cotidianos que le abruman y en muchas ocasiones el recurso a la droga  produce esa efímera satisfacción de soltar las amarras que nos mantienen atados a la  realidad.

Aunque falso y fugaz el efecto de drogas como el alcohol, el juego, los  videojuegos, las anfetaminas, la cocaína, el cannabis y esa larga lista de productos o  acciones que enganchan a muchos individuos cuyo devenir no les reporta las  satisfacciones anheladas en su vida que sí encuentran en ese mundo ficticio en el que pueden sumergirse voluntariamente, hasta que algún día pierden el control.

Hay una droga que también produce ese tipo de bienestar y lejos de afectar a un  número limitado de personas afecta a sociedades enteras. Me refiero a la sustancia  que más desgracias y víctimas mortales ha provocado en el mundo a lo largo de su  historia.

Esta droga es exclusiva de los seres humanos y se llama Autoengaño. El cerebro humano es capaz de generar esta droga de manera autónoma, necesitando  solo una ligera estimulación, incluso sin ella la tendencia de nuestro cerebro a generar  espejismos es inevitable.

El autoengaño puede ser estimulado de manera externa por quienes sabiendo de este  punto débil en nuestro cerebro pretenden aprovecharlo para su beneficio.

Es el caso  de la publicidad que intenta provocar la segregación interna de quimeras como que  podemos incrementar nuestra felicidad si obtenemos el bien u objeto publicitado.

Otro caso podemos verlo cuando en la Alemania de los años 30 se estimuló al pueblo  alemán para autoengañarse pensando que formaban parte de una raza Aria  inexistente.

O en la época Bolchevique cuando Lenin pudo provocar que los rusos se  autoengañasen creyendo que la solución a la dictadura de un zar pasaba por la dictadura del proletariado.

O en estos días en que separatistas catalanes o vascos se  autoengañan pensando que forman parte de naciones que jamás han existido.

Por no  hablar de la Revolución Francesa en la que todavía pervive el autoengaño de que es  posible la “libertad, igualdad y fraternidad” entre seres humanos obviando que en el  universo no hay dos cosas iguales y los seres humanos no somos la excepción. Igualar  es imposible salvo que se iguale por abajo.

Mi abuelo cuando quería que todos los  manojos de alfalfa fueran iguales lo hacía recortando con una oz, esa herramienta tan  simbólica para el comunismo, los extremos de los más grandes, nunca le vi añadir  alfalfa a los manojos que tenían menos para igualarlos a los otros.

Autoengañarse es la droga humana que más desastres y muertos ha provocado a lo  largo de la historia de la humanidad y parece mentira que en estos tiempos que  vivimos esa droga campee desbocada y nos autoengañemos creyendo que la  concatenación de desatinos de nuestros gobernantes no hipotecará nuestro futuro.

José Munuera Lidón

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Ciudaddetotananoticias.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 2022105
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Avatar Internet, S.L.L. a tratar dichos datos de forma informática y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en Avda. General Aznar 62, 2º A 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@ciudaddetotananoticias.com

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES