Ciudad de Totana Noticias

Top of Page Menu

VIDEO. Bienestar Social y Seguridad Ciudadana promueven una campaña de concienciación ciudadana

para prohibir la venta y consumo de alcohol a menores de 18 años con motivo de las fiestas patronales y Navidad
 
Loading player...

Las concejalías de Bienestar Social, a través del departamento de Prevención de Drogodependencias, y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Totana van a promover una campaña de concienciación ciudadana para prohibir la venta y consumo de alcohol a menores de 18 años con motivo de las fiestas patronales de Santa Eulalia y la Navidad.

Los responsables de ambos departamentos, Javier Baños y Agustín Gonzalo Martínez, acompañados por técnicos de sus respectivas áreas municipales, han presentado esta iniciativa que permitirá la distribución de cartelería y el envío de cartas a los propietarios de establecimientos hosteleros y pequeñas o grandes superficies comerciales.

La campaña de sensibilización pretende, además, advertir sobre los riesgos del consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas sobre todo en jóvenes, coincidiendo con esta fechas festivas.

Así se distribuirán materiales con la prohibición de venta de alcohol a menores de 18 años, como recordatorio para los establecimientos dispensadores, y dípticos informativos para la prevención de riesgos asociados al abuso de bebidas alcohólicas y de drogas de síntesis.

Además, se va a informar a través de cartas a los comerciantes, a modo de recordatorio, del contenido de la ordenanza reguladora de la venta, dispensación y suministro de bebidas alcohólicas, así como las consecuencias que tiene sobre los propietarios de estos establecimientos la consideración de las infracciones leves y graves.

Ambos concejales explicaron que, en el área de la promoción de la salud, todos sabemos los daños que produce el alcohol son especialmente graves durante la adolescencia, una etapa donde se está en pleno proceso de desarrollo físico y psicológico.

Además, apuntaron que en estas edades se carece de la madurez suficiente para evaluar correctamente los riesgos que entraña su consumo.

También señalaron que, aún siendo conscientes de las limitaciones de recursos con lo que cuenta la Administración local, "no podemos renunciar al compromiso y necesidad de concienciar a los establecimiento sobre las consecuencias que la venta de alcohol puede entrañar entre los adolescentes".

El incumplimiento de la ordenanza municipal entraña sanciones administrativas y multas que van desde los 150 a los 12.000 euros, en función de los casos.

Según explicaron, se estima que, aproximadamente, tres de cada cuatro estudiantes de entre 14 y 18 años han probado el alcohol y, algo más de la mitad lo beben de forma habitual. Cuando beben, lo hacen sobre todo durante el fin de semana y, casi la mitad de éstos, hasta emborracharse.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES